Opciones para pintar tu automóvil

Hay una gran variedad de opciones de pintura disponibles para su vehículo, que van desde las más económicas hasta las más caras. Muchas veces, la gente intenta ahorrar dinero utilizando métodos que requieren una inversión mínima, pero que hacen que el coche resulte dañado. Repasaremos las mejores pinturas para automóviles y veremos si todas son aceptables para pintar su vehículo; siga leyendo para obtener más información.

¿Cuáles son sus alternativas para la pintura del coche?

La mayoría de las veces, cuando hay que rehacer la pintura del automóvil, éste ya ha cambiado de manos. Para ahorrar dinero, el nuevo propietario suele buscar las opciones más baratas para completar el procedimiento. Y no tiene ni idea del daño que se está causando a sí mismo. Dependiendo del proceso que elija, pintar un automóvil puede llevar desde una semana hasta un mes. 

También dependerá del trabajo que haya que realizar y de la magnitud de los daños del vehículo. Esto se hace para ahorrar dinero o, posiblemente, para engañar a los posibles compradores de coches, haciéndoles creer que la pintura está en "buen estado". Sin embargo, por muy barato que sea este método, es posible que vuelvan a aparecer problemas al cabo de unos meses. Otro método similar es el "hueso duro", que oculta algunos defectos. Estos, siendo los más rentables, claramente no duran mucho. 

Suele ser una buena idea invertir en servicios de alta calidad. Lo anterior implica el uso de materiales, herramientas, personal, equipos e instalaciones de alta calidad. Suele ser una buena idea pedir referencias sobre el funcionamiento de los distintos talleres o sobre cuál es el mejor para encargar la chapa y pintura.

¿Cuál es el proceso para pintar el coche?

Pintar un automóvil no es tan sencillo como parece, pero tampoco es tan difícil. El primer paso es desmontar todo, incluyendo las puertas, los cristales de los bordes, las gomas, los accesorios, la cubierta del techo y las puertas. Se lijarán todas las superficies para eliminar todas las zonas oxidadas antes de comenzar el proceso de pintura. Para evitar defectos, agujeros y otros desperfectos, se aplicará masilla en todas las zonas raspadas. Una vez completado este procedimiento básico, comenzará toda la técnica de pintura. Primero se aplica una capa de pintura base, seguida de tres capas de la pintura que haya elegido, el pulido y, por último, el secado. Tras el secado, el automóvil se reconstruye por completo, se inspeccionan los componentes eléctricos y el coche está listo para que su propietario lo luzca. Algunos talleres utilizan pintura en aerosol, mientras que otros emplean hornos especializados. Estos últimos permiten un acabado más profesional.